MINDFULNESS

 

Podemos traducir la palabra mindfulness por atención plena con aceptación.

Como expertos en terapias psicológicas de de tercera generación, te ayudaremos a integrar el mindfulness dentro y fuera de la terapia para que puedas conseguir los niveles más elevados de bienestar psicológico.

 

Ante la presencia de problemas en nuestra vida, actuamos intentando evitar o rehuir las incomodidades o aquello que nos hace sufrir. Esta estrategia, que busca hacernos sentir bien, en realidad se vuelve en nuestra contra y no hace sino multiplicar nuestro sufrimiento e incomodidades. Podríamos decir que en nuestro intento por liberarnos de nuestros problemas generamos un problema mayor.

La meditación es una práctica que comporta un trabajo lento y disciplinado. Es un trabajo de instantes y de toda una vida para estar en el aquí y en el ahora, ya que las cosas están en constante cambio.

 

Las cosas buenas y malas vienen y van, y si nos lo proponemos, es posible adoptar una perspectiva de perseverancia, sabiduría y calma o paz interior ante cualquier condición o situación que se presente.

La práctica de la plena conciencia ayuda a disfrutar de la propia personalidad al tiempo que ofrece unas herramientas eficaces para afrontar los desafíos inevitables de la vida.  Esta práctica puede tomarse de diferentes formas, de tal modo que se adapte a nuestros diferentes estilos de vida. Una forma de integrar el mindfulness en la vida cotidiana sería comenzar con la práctica informal, pasar después a la práctica formal, para profundizar más tarde con la práctica intensiva en retiro (Siegel, 2011).

La práctica de la plena conciencia con aceptación nos ayuda a reparar en nuestros eventos internos sin juzgarlos y a desidentificarnos de ellos. Nos ayuda a ver más claramente los hábitos mentales que nos crean un sufrimiento innecesario, al tiempo que nos enseña la manera de cambiarlos por otros más útiles.

 

De acuerdo con Kabat-Zinn (2009) es más interesante pensar en la meditación, o atención plena con aceptación, como un camino o una forma de vida más que como una técnica. Es una forma de estar, una manera de escuchar y hallarse en armonía con las cosas tal como son, abriendo la puerta a pensamientos, imágenes y sentimientos no deseados y observarlos con ecuanimidad, sin poseerlos y desidentificándose de los mismos.

 

La observación que trae consigo el mindfulness nos permite ver y actuar con mayor claridad en nuestras vidas, ver esos caminos en los que nos podríamos quedar atascados en un momento determinado. Pero no sería conveniente utilizar la atención plena solo en los momentos difíciles, ya que la intensidad de esos momentos nos abrumaría de inmediato.